Una redada en Granada desvela los errores en los informes policiales

La ciudad de Granada ha sido la última en ser escenario de una actuación policial contra establecimientos en los que se organizan partidas de poker ilegales.

Las fuerzas de seguridad interrumpieron una partida en la que participaban siete jugadores, uno de ellos menor, y como es legal y pertinente pues así lo manda la ley, procedieron al cierre del local y a la incautación del material.

En España no se pueden organizar partidas de poker fuera de los casinos, eso está fuera de toda duda, y la decisión de intervenir no puede levantar la mínima crítica.

Lo que sí pide a gritos una revisión inmediata es el procedimiento de valoración del material incautado, que bien por desconocimiento, bien por embellecer el resultado de la operación, da lugar a cifras completamente ilógicas, engañosas y, lo que es peor, que crean una alarma social infundada.

Esta redada ha alcanzado las redes sociales a causa de un tuit emitido por la Policía Nacional.

Al hilo de este anuncio, la noticia ha alcanzado la prensa nacional bajo titulares rimbombantes como el de El País: “La Policía desmantela una timba de póquer con 470.000 euros en juego”.

Ya de principio causa incredulidad que nadie ponga en duda que cada uno de los jugadores aportara una media de 70.000€ a la partida, y mucho menos si uno de ellos es un menor.

Por suerte, además de la lógica, es este caso tenemos otra herramienta de evaluación de los métodos policiales, en este caso un vídeo ofrecido por la página web del diario local El Ideal.

En el vídeo se ve claramente como los policías manejan varias cajas de fichas, contando la totalidad de las mismas y otorgándoles el valor numérico que figura en cada unidad.

Hacer recuento de todas las fichas disponibles en el local es como hacer inventario de las fichas de cualquier casino y afirmar que los 20 clientes presentes en el momento se están jugando los 10 o 100 millones de euros que suman, cuando hay un par de personas jugando 20€ a la ruleta, otro gastando 100€ en el blackjack y otro cenando en el restaurante.

Es importante que se conozca la realidad de los hechos y se haga pública, para que no se repitan este tipo de confusiones, al menos de buena fe.

Los clubes de poker, garitos, timbas y demás formas de partidas ilegales son reprobables hasta que no cambie la ley, pero está claro que en ellas no se mueve ni una fracción de las cantidades que se citan en los informes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *