Técnica de respiración básica

Introducimos a un nuevo colaborador, en este caso a kanon_no_geminiy, compañero en EducaPoker y iniciado en las artes de la meditación. Comparte con nosotros unas técnicas de relajación muy recomendables para salir del tilt en mitad de una sesión o ayudarnos a propiciar una buena concentración antes de jugar.

Respiración y Poker

 

La importancia de la respiración

Cuando estamos nerviosos, irritados, tristes, con ira, etc, nos encontramos en un estado alterado. En este estado nuestra respiración y ritmo cardíacos se ven alterados también, respiramos más rápido y sin ritmo fijo disparando nuestras pulsaciones.

Eliminar estas alteraciones y llevarlas a un estado en el que seamos conscientes de ellas es algo que podemos realizar controlando la respiración, pues si controlamos esta y conseguimos que nuestra respiración sea pausada y continua, el ritmo cardíaco se ralentizará hasta que lleguemos a un estado físico y mental de calma.

Nuestro cerebro reaccionará ante esta calma expulsando las emociones negativas y ayudándonos a mantener la concentración.

Controlando la respiración

Para controlar nuestra respiración lo mejor es ponernos en una postura en la que nos encontremos cómodos, ya sea sentado, tumbado o en postura de meditación. También es bueno poner música relajante de fondo para aumentar el efecto positivo de la relajación.

Ejercicio de respiración para aumentar la concentración

Una vez nos encontramos cómodos cerramos los ojos e intentamos mantener la mente en blanco o, al menos, intentar no centrarnos en los pensamientos que intentarán invadir nuestra blanca calma. Tras esto comenzaremos a centrarnos en nuestra respiración.

Para conseguirlo y comenzar a usarla en nuestro beneficio, intentaremos respirar con el abdomen, es decir, cuando inspiremos contraeremos el abdomen e hincharemos los pulmones lentamente durante 3 segundos (contaremos mentalmente), siempre de manera lenta, sin forzar, nuestro cuerpo es sabio y sabe de lo que es capaz, no es necesario llevarlo a límites que sean nocivos.

Expiraremos lentamente durante otros 3 segundos relajando el abdomen y vaciando los pulmones hasta dejarlos sin aire si es posible, una vez vaciamos los pulmones, volvemos a inspirar contrayendo el abdomen e hinchando los pulmones.

A medida que vayamos haciendo inspiraciones y expiraciones es bueno que vayamos notando como el aire fresco entra por nuestras fosas nasales y como llega a los bronquios y bronquiolos, hinchando nuestros pulmones, y como al soltar el aire caliente abandona nuestros pulmones y nuestro cuerpo.

Con el tiempo y práctica podemos comenzar a modificar poco a poco el ejercicio, aumentando los segundos de cada inspiración y expiración a 4 ó 5, recordando siempre que no hay que forzar a nuestro cuerpo, también podemos añadir pausas en la respiración y mantener los pulmones llenos tras cada inspiración el
mismo tiempo que inspiramos, y a su vez, mantenerlos vacíos cuando expiramos.

Es bueno realizar al menos entre 15 y 20 respiraciones completas para sentirse más aliviado y olvidar lo que nos irritaba, enfurecía, en definitiva lo que nos alteraba; se puede realizar más si se quiere, y es bueno practicarlo al menos una vez al día, para recordarnos que podemos estar tranquilos y relajados.

Controlando la respiración mientras jugamos

Con el tiempo y la experiencia, podemos realizar las respiraciones con los ojos abiertos, mientras realizamos alguna tarea (como jugar a poker), paseamos, etc,

Este sencillo ejercicio nos va a permitir relajar nuestra mente en cualquier situación, mejorando la concentración y ayudándonos a disfrutar algo más de las pequeñas cosas de la vida, que a veces nos perdemos por estar dominados por nuestras emociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *