La incertidumbre rodea a Leo, exiliada en Supervivientes

Según se acercaba la gala de Supervivientes de ayer lunes, una sensación de desasosiego reinaba entre todos los que apoyamos  en mayor o menor medida la presencia de Leo Margets en el concurso.

Sus defensores se arremolinaron en torno a los hashtags #TodosconLeo y #VamosLeo con un ansia que evidenciaba el mal presagio que se cernía sobre la nominación de la catalana, y que finalmente se cumplió, para desolación de la audiencia.

El castigo a leo por perder esta encuesta de popularidad ante el público, sin embargo, no ha provocado su expulsión definitiva del concurso. Un rótulo se encargó de explicar que Leo Margets va a compartir durante toda esta semana un espacio de 12 metros cuadrados sobre el mar, el llamado palafito, con otro expulsado fantasma del concurso, Rafa Lomana.

Este exilio, que Lomana lleva viviendo ya siete días, solo permite a sus sufridores bajar a tierra durante tres horas al día. Pueden intentar pescar lo que quieran, pero siempre desde el palafito, y tienen libertad para bañarse a voluntad.

Pese a las insistentes preguntas de Leo sobre qué significaba quedarse en el palafito y cómo se tendría que resolver esa situación en el futuro, el presentador se escabulló sin dar explicaciones.

En su estreno en el concurso, el palafito era un castigo temporal para un concursante que perdía una prueba. En otras ediciones no existía el palafito, pero sí una segunda isla aislada completamente donde un concursante era enviado a hacer una prueba con la que lograr una recompensa para el grupo.

La situación más parecida a la actual fue la de la edición de 2006, en la que Carmen Russo fue expulsada a las primeras de cambio, se le dio la oportunidad de sobrevivir sola en la "última playa" y competía con el resto de concursantes que iban siendo expulsados por quedarse en ella. La Russo acabó ganando el concurso.

Por tanto no perdemos las esperanzas de ver a Leo como ganadora de Supervivientes, aunque nunca es buena señal perder una votación de expulsión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *