La fianza de Ivey y Robl no sacan a Paul Phua de la cárcel

La fianza de 2.500.000$ depositada por Phil Ivey y Andrew Robl en el juzgado para sacar de la cárcel al miembro habitual del Big Game de Macao Paul Phua y a su hijo no ha tenido el efecto esperado, por la intervención de un nuevo organismo federal.

La orden para la libertad de los acusados fue contrarrestada por una nueva detención, por parte de agentes de Aduanas e Inmigración, con vistas a una posible deportación.

Phua empezó sus problemas con la justicia al ser arrestado a mediados del mes de junio en Macao por operar una red de apuestas ilegales, salió bajo finaza y voló directamente a Las Vegas en un jet privado.

En la ciudad norteamericana se encontraban desde principios de mes varios hombres preparandolo todo para continuar con la red de apuestas desde las villas del Caesar's Palace.

Como los sospechosos no aceptaban la presencia de visitantes en las villas, los agentes del FBI se hicieron pasar por técnicos en electrónica, cuyps servicios fueron requeridos para instalar el material informático necesario para gestionar la red. 

En el momento en que se hizo efectiva la orden de arresto de los implicados, y según la información de Las Vegas Review-Journal, Tom Dwan se encontraba en compañía de los Phua. 

El acusado, conocido online como "MalACEsia", reconoció a los agentes haber gestionado apuestas por valor de cientos de millones de dólares. También reconoció haber pagado 40.000.000$ por el jet Gulfstream y unos 200.000.000$ por la propiedad de un conocido operador asiático de apuestas online. 

Dwan, uno de los pocos extranjeros aceptados en eel Big Game de Macao gracias, entre otras, a las influencias de Phua, estuvo presente también en el juzgado cuando los Phua se tuvieron que personar por primera vez, colaborando activamente con el equipo de abogados defensores comandado por Dvid Chesnoff.

Chesnoff negó la vinculación de Phua con una triada china, una organización criminal conocida como K14, y logró convencer al juez Hoffman para contemplar la posibilidad de liberar bajo fianza a sus defendidos.

Andrew Robl también se personó en el juzgado para comprometerse bajo juramento a abonar 1.500.000$ desde que conoció las acusaciones contra "MalACEsia". La cantidad total reclamada por el juez fue de 2.000.000$ y el avión como garantía, y Phil Ivey completó la cifra, añadiendo otros 500.000$ para pagar por la libertad del hijo de Paul, Darren.

Una vez satisfecha la fianza, la custodia de Paul Phua fue reclamada de inmediato por agentes de Inmigración, por lo que el pago no logró el objetivo de liberar a los Phua.

El abogado defensor, que ya asistió a Ivey en varias ocasiones en el pasado, pretende rebatir esta nueva detención en los juzgados.

Nuestros clientes han cumplido con todas las condiciones impuestas por el juez federal en vistas a su puesta en libertad. Hemos intentado contactar repetidamente con las autoridades de Inmigración, pero no nos han respondido. Tomaremos medidas legales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *