La estrategia del floating

El floating es una estrategia de poker avanzada que se hace estando en posición, y consiste en ver una subida en el pre-flop y, sin conectar en el flop, ver la apuesta de continuación del rival, con el objetivo de intimidarlo y que haga check en el turn. Si el jugador que ha hecho la apuesta de continuación pasa en el turn, entonces se procede a hacer una gran subida, para robar el bote.

El floating no deja de ser un farol, aunque un poco más sofisticado que una simple subida y, además, sólo hacemos floating cuando estamos en posición. Requiere que el jugador que haga el floating tenga ciertas habilidades, como poder leer correctamente el board para saber cuánto puede (o no) favorecer a un rival, y debe comprender la importancia de la posición relativa en la mesa, para asegurar el éxito de esta estrategia de poker.

Como el floating es una estrategia arriesgada, debemos tener en cuenta varios factores, antes de utilizarla. En primer lugar, siempre debemos estar en posición, con respecto a nuestro rival, para hacer floating. El motivo principal por el cual la posición es tan importante, es que necesitamos que nuestro oponente haga una apuesta de continuación, para que el floating sea exitoso, ya que fue él quien hizo la primera subida en el pre-flop. De todos modos, lo que queremos es que, cuando vemos su apuesta en el flop, se asuste lo suficiente como para bajar su nivel de agresividad en el turn y pase, en lugar de continuar subiendo. Si vuelve a subir su apuesta, es posible que tenga una mano mucho mejor que la nuestra, lo que ocasionaría que debamos abandonar. Estando en posición, podemos tener un panorama más claro de la situación, para tomar la mejor decisión antes de actuar.

Si estamos fuera de posición, actuamos primero y, si pasamos en el flop, seguramente nuestro rival hará una apuesta de continuación. Pero, llegado el turn, si jugamos antes que él, no sabemos cómo reaccionará a nuestra subida. Podemos, de todos modos, hacer una subida y ver cómo reacciona, pero si ve nuestra apuesta, o la sube, estaremos obligados a abandonar, con la consiguiente pérdida de fichas de todas las apuestas que hicimos hasta ese momento.

Nuestro objetivo al hacer floating es usar pocas fichas, limitándonos a ver la c-bet. Y esto sólo podremos conseguirlo estando en posición.

Otro tema a considerar es la textura del board. Debido a que nuestro rival ha subido en el pre-flop, podemos suponer que tiene una mano relativamente buena. Si el flop es algo como A-K-J, no resultará conveniente intentar un farol, ya que, seguramente, nuestro rival se verá favorecido, de algún modo, con estas cartas. De hecho, dependiendo del rango de manos que hayamos asignado a nuestro rival, es probable que ni siquiera nos convenga ver la apuesta de continuación, en este caso.

Con respecto a la textura del board podemos agregar que los mejores flops para hacer floating son aquellos que no contienen cartas altas ni proyectos, como cartas conectadas. Es muy probable que un board con estas características no le sirva a nuestro oponente. Si a un flop descoordinado le sumamos nuestras apuestas, es probable que nuestro rival no tenga muchas pistas sobre qué mano podemos llegar a tener, lo que contribuirá al éxito de nuestro farol.

Como dijimos, el objetivo de hacer floating es lograr que, finalmente, nuestro rival abandone. Esto sucede cuando nos encontramos frente a un rival con conocimiento del juego, que sabe cuándo abandonar y, especialmente, si se trata de un jugador tight.

Los calling stations no son rivales aptos para usar el floating, ya que no tiene sentido hacer un farol frente a alguien que está dispuesto a ver cualquier apuesta. Del mismo modo, tampoco usaremos esta estrategia de poker si estamos frente a jugadores maníacos, o muy loose, ya que apuestan con un muy amplio rango de manos y es posible que, incluso con un flop que no parece favorecer a nadie, a ellos les sirva para armar un proyecto. Si no estamos muy seguros de la mano que pueden llegar a tener, es mejor no hacer floating.

Como ocurre casi siempre con el farol en el poker, es mejor hacer floating si estamos frente a un solo rival ya que, en un bote multijugador, es probable que alguien conecte en el flop, lo que hará más difícil lograr que abandone o haga check en el turn.

Otro tema a tener en cuenta cuando pensamos hacer floating es el tamaño de los stacks en la mesa, nuestro y de nuestros rivales. Si pretendemos que nuestro rival abandone o haga check, debe os hacer una apuesta lo suficientemente alta como para obligarlos a tomar esta decisión; y debemos tener un stack que soporte el tamaño de nuestra apuesta sin ponernos en apuros. El tamaño de nuestro stack pondrá presión sobre nuestro rival, indudablemente.

Por otro lado, si nuestro rival es un short stack, es probable que esté más dispuesto a hacer all-in que a pasar o abandonar, y que lo haga con un amplio rango de manos. Entonces, lo ideal es hacer floating frente a un rival que tenga un stack similar al nuestro.

Debemos tener en mente que un floating mal hecho puede costarnos muchas fichas y hacernos perder la sesión de poker completa. Por eso es importante que tengamos en cuenta los factores mencionados antes de tomar la decisión de usar esta estrategia de poker.

Si no tienes experiencia en floating, te aconsejamos que practiques esta estrategia sin arriesgar dinero, en una sala de poker gratis, antes de intentarlo en una mesa de poker por dinero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *