Estrategia pre flop: slow play/backraise

Una de las estrategias de poker que da excelentes resultados (en la situación apropiada) es hacer slow play en el pre-flop, con una mano fuerte. La intención es atrapar a nuestro rival, haciéndole creer que no tenemos una mano.

Si estamos en el botón con una mano, supongamos, como par de Js, o A-K, tenemos dos estrategias posibles: hacer slow play o backraise (hacer una re-subida, luego de ver una apuesta). La decisión que tomemos dependerá de la situación. Podemos usar estas estrategias de poker en los siguientes casos:

1- Cuando los jugadores detrás de nuestra posición tienen stacks de, por lo menos, 3 ciegas grandes. Es más probable que sigan apostando.

2- Cuando una de las ciegas es un shortstack: si tiene una mano mediana, seguramente hará all-in para proteger su apuesta.

3- Cuando nuestro rival supone que tenemos una mano mediana, por lo que es probable que vea nuestras apuestas con manos como A-Q, ó A-J. debemos tener en cuenta que, en ese caso, si tenemos, por ejemplo, A-K, lo mejor es hacer backraise, ya que difícilmente nuestro rival abandone con A-Q. si tenemos par de Ks o par de Ases, es mejor el slowplay, ya que es probable que nuestro oponente haga una c-bet. Estando frente a un rival que hace habitualmente c-bets, podemos hacer slow play con manos hasta par de Qs. Podemos responder a la c-bet simplemente viendo su apuesta, para que crea que tenemos una mano marginal, o podemos subir su apuesta de continuación.

Si tenemos manos como par de 10s, par de Js o par de Qs, el backraise es una estrategia apropiada, porque esas manos pueden tornarse complicadas en el post-flop, y no queremos vernos envueltos en una situación costosa. Para que eso no suceda, es necesario que nuestro rival tenga una mano mediocre o pares bajos.

A veces nos encontraremos frente a rivales que no ven las apuestas de continuación. En esos casos, la mejor estrategia es limitar las c-bets a los faroles, y hacer slow play pre-flop con nuestras manos fuertes, ya que nuestro rival abandonará la mayoría de las veces. Con manos como par de Js y A-K, haremos slowplay en el pre-flop y checkraise en el flop, para conseguir valor, si estamos fuera de posición. En posición, subiremos en el post-flop. Si en el flop aparece un As, o una K, podemos hacer checkraise en el flop, para atrapar a quienes tengan una mano peor que la nuestra. Si tenemos un par alto, el checkraise puede resultar efectivo.

Cuando estamos frente a jugadores agresivos, que suelen hacer 3 bets, haremos slowplay pre-flop con pares altos. Si tienen tendencia a ver las apuestas rivales, podemos hacer una 4-bet con manos hasta par de 10s, siempre que estemos en posición media o última. En otra posición, reduciremos el rango de manos.

Para aclarar un poco la idea de cómo jugar estas manos altas, lo mejor es jugarlas como si fueran pares medios, haciendo check-call si suponemos que nuestro rival va a hacer una nueva subida, o subiendo en el pre-flop, si él nos ha puesto en un rango de mano inferior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *