El botín español en San Remo se resume en cinco cajas

En unas horas, cuando el reloj marque las 12:00 del mediodía, dará comienzo una nueva etapa del European Poker Tour de PokerStars, esta vez desde suelo italiano.

La de San Remo será la penúltima etapa de la temporada, ya solo quedando por disputarse la Grand Final del EPT, que unos días más tarde se celebrará en Montecarlo.

Como a estas alturas ya sabrás (y si no, te lo recordamos), el equipo de reporteros de Poker-Red ya se encuentra en suelo italiano para que desde el momento en el que las cartas empiecen a volar sobre los tapetes, podamos seguir en tiempo real todo lo que tenga que ver con los muchos españoles que allí estarán presentes, así como lo que suceda alrededor de las figuras más grandes del poker internacional que estos días no quieren perderse esta penúltima cita de la temporada.

Todos esperamos que alguno de los nuestros consiga un gran resultado, al menos parecido al que semanas atrás cosechó Pablo Gordillo en la parada de Viena, pero en honor a la verdad, hay que decir que el de San Remo no es precisamente un EPT que nos haya traído grandes alegrías.

La primera vez que el EPT visitó San Remo, cuando Jason Mercier salió victorioso, ningún compatriota nuestro logró colarse entre los primeros 72 puestos que daban opción a premio.

Éste supuso el primer rosco en nuestro casillero, igual de redondo que el que nos trajimos en el EPT 6 celebrado en 2010, en el que ningún español se quedó cerca de ver como Liv Boeree se convertía en la tercera mujer en ganar una prueba del EPT.

La primera alegría para un jugador español en el EPT San Remo llegó en 2009, concibiendo con la quinta temporada del circuito, y la segunda vez que éste pisaba el Casino Sanremo.

El encargado de abrir la lata fue uno de los jugadores españoles más laureados en el circuito europeo: Juan Maceiras. El gallego se coló entre los 112 primeros jugadores, logrando así la que fue su tercera caja en el European Poker Tour. Desgraciadamente para él, su suerte no tardó mucho en extinguirse. Juan caía eliminado en 95ª posición, llevándose un premio de 8.000€.

Dos años más tarde, en 2011, Óscar Blanco “la Púa” fue el encargado de representar nuestra bandera entre las 144 plazas pagadas que repartió el EPT7 de San Remo.

El madrileño conseguía así su cuarta y última caja en el circuito europeo, cayendo eliminado en 139ª posición, lo que le valía para ingresar 7.500€

Ese mismo año, esta vez en pleno otoño, se celebró una nueva parada del EPT en San Remo, correspondiente a la octava temporada, la mejor hasta la fecha en esta plaza.

Fue la única ocasión en la que dos de los nuestros lograron pasar por caja, y además lo hicieron cosechando ambos los mejores resultados para dos jugadores españoles en la ciudad italiana.

El jugador que un año atrás tocara con la punta de los dedos el primer EPT para un jugador español, Jesús Cortés, finalizó en 42ª posición haciéndose con un premio de 14.000€, idéntica cantidad a la que se llevó Javier Piazuelo “Pizu”, quien caería eliminado solo unos puestos antes, en 46ª posición.

Fue ése el mayor botín que sacamos de esta parada de San Remo, pero no el último. Ese honor, que esperemos se rompa estos días, corrió a cargo de Ana Márquez la temporada pasada.

La malagueña fue la única española que doce meses atrás logró colarse en puestos premiados en esta parada del European Poker Tour, aunque no le fue posible escalar tan alto como lo hicieran Piazuelo y Cortés.

Ana caía eliminada en 104ª posición, y se llevaba una modesta recompensa de 8.000€, lo justo para sumar una nueva banderita aunque esta, la de Italia, ya la tenía repetida.

Este es todo el botín que los nuestros han sido capaces de traer a casa desde San Remo. Cinco cajas, las mayores valoradas en 14.000€. Esperemos este año poder narrar un mejor resultado por parte de los nuestros, que pulverice los números logrados hasta el momento.

¡Suerte, españoles!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *