Ed Miller señala los errores más comunes de los jugadores amateurs

Los jugadores profesionales no solo juegan mejor que los recreacionales. Incluso piensan y hablan de manera diferente sobre el juego.

La autoría de esta observación corresponde a Ed Miller, el renombrado teórico del poker, que la incluye en su última colaboración con la revista CardPlayer. El artículo desgrana los errores más frecuentes de los jugadores menos habilidosos, desveladas por medio de las explicaciones que estos dan a sus decisiones en una mano.

Cada frase tiene su contrapartida entre los jugadores profesionales, unas contradicciones que dejan bien claro el por qué de su diferencia de calidad y resultados.

¿Y cuáles son las frases más comunes que delatan a un jugador que no ha alcanzado el grado de competencia de un profesional? Vamos con ellas.

Le puse en AK

Los jugadores recreacionales tienden a simplificar el juego de más, y esta es la manera más común. A la hora de hacer una lectura, se centran en una sola mano y excluyen el resto.

El problema es que es casi imposible intentar adivinar la mano concreta que lleva un rival y acertar consistentemente. Los jugadores de élite son más propensos a hablar de rangos, grupos de posibles manos que encajan en el desarrollo de la mano.

Solo hice call para reducir varianza

A los jugadores mediocres les disgustan los altibajos del No Limit Hold'em. Bueno, los altos están bien, el problema son los bajos.

Cuando pierden empiezan a pensar: "bueno, no puedo perder lo que no meto en el bote". Así empiezan a jugar de manera más pasiva. En vez de resubir con QQ, se quedan al quiero, en vez de llevar un cazafaroles al showdown foldean. Dejan de jugar los proyectos.Cada vez que se encuentran en una situación marginal, escogen la solución que mete menos dinero en el bote.

Eso no funciona. Un poker ganador requiere agresividad y tomar riesgos. No hay una frase clave en el léxico de los mejores jugadores de poker para demostrar esta diferencia, pero juegan un estilo de gran varianza porque es la manera más provechosa de hacerlo.

Resubí para ganar la mano en ese mismo instante

Esta frase se oye a menudo cuando un jugador recreacional tenía una mano fuerte en una mesa dinámica. Por ejemplo, QQ en una mesa J96 con dos cartas de un mismo palo. Alguien apuesta y él resube para acabar la mano lo antes posible.

Las manos fuertes solo tienen valor al showdown. Si resubes y ganas el bote inemediatamente, te da igual tener ahí las QQ que 72. Es más, la gran diferencia entre abrir QQ o 72 es que con la primera vas a ganar muchas más manos al showdown.

Eso no quiere decir que resubir en esa situación sea un error, pero hacerlo para conseguir un fold es propio de jugadores débiles. Los pros hablan de rangos de subidas. Un jugador competente mira ese flop, piensan en cada mano que podría tener según la acción a tomar y dividen esas manos en rangos de fold, de call y de subida.

Normalmente, estos rangos se estudian fuera de las mesas, así que cuando se ven en esa situación, los rangos saltan automáticamente en su cabeza. Así que si resube QQ en ese flop es porque está en su rango de subida y con esa mano, a buen seguro, su intención nunca sería que el rival foldee.

La próxima vez le veo con cualquier cosa, seguro que me está robando

El ser humano recuerda con facilidad los hechos recientes, y tienden a darle un peso excesivo a esos eventos a la hora de estimar la posibilidad de futuros sucesos.

Los jugadores ocasionales están todo el rato sacando extrañas conclusiones de apenas un centenar de manos, o incluso menos: siempre va de farol; solo juega las nuts; es una roca; no se tira nunca.

En la mayoría de los casos, uno no puede sacar ese tipo de conclusiones de una simple sesión. Y aún así, lo hacen a todas horas.

El punto de vista de un jugador bueno es mucho más moderado. Por supuesto, también hace lecturas del juego y ajustes en base a ellas. Pero esos ajustes se aplican sobre una estrategia base fuerte y equilibrada.

Un jugador de élite no va simplemente a decidir jugar la siguiente mano como si fueran ases, le repartan lo que le repartan, para poner en su sitio a un atizador. Añadirá manos a sus rangos, empezando por las mejores que no entran en ellos. Si las sigueintes cinco manos que le dan son basura, esperará por una que no lo sea del todo.

La conclusión a toda esta exposición es que si quieres mejorar tu juego, el primer paso es librarse de todo ese tipo de pensamientos raros que aún están en tu estrategia. Si aún piensas o dices cosas como las que has leído más arriba, es hora de trabajar en tu juego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *