Archivo de la categoría: estrategias poker

Texas Holdem básico para principiantes

El Texas Holdem es la variante de free poker más popular de los últimos tiempos. En todas las salas de poker online encontrarás juegos de poker por dinero, torneos de una mesa, torneos multimesa, freerolls, sit & go’s, y toda una variedad de torneos y juegos basados en esa forma de poker.

Las reglas del Texas Holdem son muy fáciles de aprender, la mecánica del juego es sencilla, pero jugar Texas Holdem de forma exitosa puede llevar años de práctica. Por eso es necesario aprender, no sólo las reglas, sino también las estrategias y matemáticas relacionadas con el Texas Holdem, para poder jugar de la mejor manera posible y, si no ganamos, por lo menos no perder dinero en el intento, hasta adquirir un buen nivel.

Antes de repartirse las cartas, los dos jugadores a la izquierda del repartidor deben hacer una apuesta obligada cada uno. Estas apuestas se llaman “ciegas”. El primer jugador a la izquierda del repartidor es la “ciega pequeña”, y debe poner una apuesta cuyo monto es la mitad de la ciega grande. La “ciega grande” es el segundo jugador a la izquierda del repartidor.

Una vez puestas las ciegas el repartidor reparte una carta cubierta a cada jugador y luego otra carta cubierta más a cada uno, en el sentido de las agujas del reloj. La ciega pequeña es el primer jugador en recibir carta.

El jugador que abre las apuestas es el que está a la izquierda de la ciega grande, ya que las ciegas ya han hecho su jugada, previamente. Esta posición se conoce como “under the gun” o UTG. Cada jugador hará su jugada, en su turno, pudiendo abandonar, ver o subir.

Cada vez que alguien vea o suba deberá tomar como valor de referencia el de la apuesta más alta hecha hasta ese momento. El monto de las apuestas varía dependiendo de la forma de Texas Holdem que se esté jugando (No Limit, Fixed Limit o Pot Limit).

Si jugamos No Limit, hay un límite para la apuesta mínima, pero no para el máximo posible, pudiendo un jugador, incluso, apostar todas sus fichas (all-in) en cualquier momento del juego.

En la forma Fixed Limit los jugadores deben respetar los valores máximo y mínimo determinados para cada calle.

En Pot Limit, la subida máxima no puede superar la cantidad de dinero que hay en el bote.

Cuando la ronda llega nuevamente a la ciega pequeña, ésta deberá, como mínimo, emparejar su apuesta inicial con la apuesta más alta hecha hasta ese momento, si quiere seguir en el juego. Lo mismo sucede con la ciega grande. Si nadie ha subido su apuesta inicial, podrá limitarse a pasar, si no desea subir.

En ese momento se reparte el flop, las 3 primeras cartas comunitarias. Recordemos que el objetivo del juego es formar la mejor mano posible de 5 cartas, usando las propias y las comunitarias.

Luego se hace la segunda ronda de apuestas, esta vez comenzando por el primer jugador todavía en juego a la izquierda del repartidor. En esta mano los jugadores tiene la opción de pasar (check), además de ver, subir y abandonar. Si el primer jugador pasa, y el resto también, se procede a repartir la siguiente carta del board, llamada turn. Si, en cambio, alguien quiere apostar, la apuesta debe ser, como mínimo, igual la ciega grande. En ese caso, el resto de los jugadores deberá por lo menos igualar esa apuesta para poder continuar. Entonces sí, una vez que todos han apostado, se reparte la cuarta carta.

Viene una tercera ronda de apuestas, en condiciones similares a la anterior, y se reparte la quinta carta o river. Se hace una última ronda de apuestas, luego de la cual los jugadores deberán mostrar sus cartas (showdown). La mejor mano se puede formar usando o no las dos cartas recibidas.

Es necesario aclarar que no siempre se llega al showdown. Puede darse el caso de que todos los jugadores, excepto uno, abandonen antes de esa instancia. En ese caso, quien sobreviva será el ganador, y no tendrá obligación de mostrar sus cartas.

Como vemos, la mecánica del Texas Holdem es sencilla, pero serán las estrategias de poker que usemos las que nos permitirán ganar dinero, tratando de forzar a nuestros rivales a abandonar o cometer errores.

La estrategia del floating

El floating es una estrategia de poker avanzada que se hace estando en posición, y consiste en ver una subida en el pre-flop y, sin conectar en el flop, ver la apuesta de continuación del rival, con el objetivo de intimidarlo y que haga check en el turn. Si el jugador que ha hecho la apuesta de continuación pasa en el turn, entonces se procede a hacer una gran subida, para robar el bote.

El floating no deja de ser un farol, aunque un poco más sofisticado que una simple subida y, además, sólo hacemos floating cuando estamos en posición. Requiere que el jugador que haga el floating tenga ciertas habilidades, como poder leer correctamente el board para saber cuánto puede (o no) favorecer a un rival, y debe comprender la importancia de la posición relativa en la mesa, para asegurar el éxito de esta estrategia de poker.

Como el floating es una estrategia arriesgada, debemos tener en cuenta varios factores, antes de utilizarla. En primer lugar, siempre debemos estar en posición, con respecto a nuestro rival, para hacer floating. El motivo principal por el cual la posición es tan importante, es que necesitamos que nuestro oponente haga una apuesta de continuación, para que el floating sea exitoso, ya que fue él quien hizo la primera subida en el pre-flop. De todos modos, lo que queremos es que, cuando vemos su apuesta en el flop, se asuste lo suficiente como para bajar su nivel de agresividad en el turn y pase, en lugar de continuar subiendo. Si vuelve a subir su apuesta, es posible que tenga una mano mucho mejor que la nuestra, lo que ocasionaría que debamos abandonar. Estando en posición, podemos tener un panorama más claro de la situación, para tomar la mejor decisión antes de actuar.

Si estamos fuera de posición, actuamos primero y, si pasamos en el flop, seguramente nuestro rival hará una apuesta de continuación. Pero, llegado el turn, si jugamos antes que él, no sabemos cómo reaccionará a nuestra subida. Podemos, de todos modos, hacer una subida y ver cómo reacciona, pero si ve nuestra apuesta, o la sube, estaremos obligados a abandonar, con la consiguiente pérdida de fichas de todas las apuestas que hicimos hasta ese momento.

Nuestro objetivo al hacer floating es usar pocas fichas, limitándonos a ver la c-bet. Y esto sólo podremos conseguirlo estando en posición.

Otro tema a considerar es la textura del board. Debido a que nuestro rival ha subido en el pre-flop, podemos suponer que tiene una mano relativamente buena. Si el flop es algo como A-K-J, no resultará conveniente intentar un farol, ya que, seguramente, nuestro rival se verá favorecido, de algún modo, con estas cartas. De hecho, dependiendo del rango de manos que hayamos asignado a nuestro rival, es probable que ni siquiera nos convenga ver la apuesta de continuación, en este caso.

Con respecto a la textura del board podemos agregar que los mejores flops para hacer floating son aquellos que no contienen cartas altas ni proyectos, como cartas conectadas. Es muy probable que un board con estas características no le sirva a nuestro oponente. Si a un flop descoordinado le sumamos nuestras apuestas, es probable que nuestro rival no tenga muchas pistas sobre qué mano podemos llegar a tener, lo que contribuirá al éxito de nuestro farol.

Como dijimos, el objetivo de hacer floating es lograr que, finalmente, nuestro rival abandone. Esto sucede cuando nos encontramos frente a un rival con conocimiento del juego, que sabe cuándo abandonar y, especialmente, si se trata de un jugador tight.

Los calling stations no son rivales aptos para usar el floating, ya que no tiene sentido hacer un farol frente a alguien que está dispuesto a ver cualquier apuesta. Del mismo modo, tampoco usaremos esta estrategia de poker si estamos frente a jugadores maníacos, o muy loose, ya que apuestan con un muy amplio rango de manos y es posible que, incluso con un flop que no parece favorecer a nadie, a ellos les sirva para armar un proyecto. Si no estamos muy seguros de la mano que pueden llegar a tener, es mejor no hacer floating.

Como ocurre casi siempre con el farol en el poker, es mejor hacer floating si estamos frente a un solo rival ya que, en un bote multijugador, es probable que alguien conecte en el flop, lo que hará más difícil lograr que abandone o haga check en el turn.

Otro tema a tener en cuenta cuando pensamos hacer floating es el tamaño de los stacks en la mesa, nuestro y de nuestros rivales. Si pretendemos que nuestro rival abandone o haga check, debe os hacer una apuesta lo suficientemente alta como para obligarlos a tomar esta decisión; y debemos tener un stack que soporte el tamaño de nuestra apuesta sin ponernos en apuros. El tamaño de nuestro stack pondrá presión sobre nuestro rival, indudablemente.

Por otro lado, si nuestro rival es un short stack, es probable que esté más dispuesto a hacer all-in que a pasar o abandonar, y que lo haga con un amplio rango de manos. Entonces, lo ideal es hacer floating frente a un rival que tenga un stack similar al nuestro.

Debemos tener en mente que un floating mal hecho puede costarnos muchas fichas y hacernos perder la sesión de poker completa. Por eso es importante que tengamos en cuenta los factores mencionados antes de tomar la decisión de usar esta estrategia de poker.

Si no tienes experiencia en floating, te aconsejamos que practiques esta estrategia sin arriesgar dinero, en una sala de poker gratis, antes de intentarlo en una mesa de poker por dinero.

El Teorema Fundamental del Poker

El Teorema Fundamental del Poker es una teoría de poker que David Sklansky presentó, por primera vez, en su libro “La Teoría del Poker”. El concepto en sí es muy simple y hasta casi obvio, podría decirse; pero es justamente esa simplicidad de lógica la que nos permite entender cómo funciona el juego del poker, y qué deberíamos hacer para jugar poker ganador.

El Teorema Fundamental del Poker dice, textualmente: “Cada vez que juegas una mano de manera diferente a la que la hubieras jugado si hubieras podido ver las cartas de tus oponentes, ellos ganan; y cada vez que juegas tu mano del mismo modo que la hubieras jugado de haber podido ver todas sus cartas, ellos pierden. Del mismo modo, cada vez que tus oponentes juegan sus manos de manera diferente a la que lo hubieran hecho de haber visto tus cartas, tú ganas; y cada vez que juegan sus manos del mismo modo que lo hubieran hecho de haber visto tus cartas, tú pierdes.”

Para simplificar, esto significa que, para jugar poker de la mejor manera posible, deberíamos hacerlo, siempre, como si estuviéramos viendo las cartas cubiertas de nuestros oponentes. Esto es:

1-Si tuviéramos una mano peor, abandonaríamos.

2-Si tuviéramos una mano mejor que la de nuestro rival, subiríamos la apuesta.

3-Si tanto nosotros como nuestro rival tuviéramos manos marginales, pero la mano marginal de nuestro rival fuera mejor que la nuestra, haríamos un farol.

Ahora bien. Es claro que no podemos ver las cartas cubiertas de nuestro rival, pero sí podemos tratar de leer su mano, y podemos analizar la textura del board, y deducir cuánto podría beneficiar a los proyectos de nuestro rival. Pero hacer esto requiere de una habilidad que no todos los jugadores de poker tienen, aunque es posible adquirir. La única manera de hacerlo es la práctica, la experiencia; jugar cientos de manos de poker hasta volvernos expertos. Cuanto mejores seamos, más nos acercaremos a jugar holdem poker en forma perfecta.

Para aclarar más el concepto, vamos a ver un par de ejemplos. Queda claro que tomaremos en cuenta sólo las cartas nuestras y de nuestro rival, y las cartas del flop, y no involucraremos elementos que siempre debemos tener en cuenta al decidir nuestra jugada, como el estilo de juego del rival, el tamaño de los stacks y las apuestas, etc.

Para el primer ejemplo, supongamos que estamos en un juego full ring con 6 jugadores en la mesa. Tenemos par de 9s, y hacemos una subida estándar de 4 veces la ciega grande. El jugador en el botón ve nuestra subida con una mano A-K de distinto palo. Las ciegas abandonan, y el flop es 2-6-9 de distinto palo. Esto nos da un set alto.

Ahora tenemos que decidir cuál es la mejor opción. Y lo mejor que podemos hacer es pasar. El motivo es que nuestro rival sólo tiene un As alto y, si subimos la apuesta, muy probablemente él decida abandonar. Esto significaría que está tomando la mejor decisión posible y jugando “poker perfecto”, tal como si estuviera viendo nuestras cartas.

Por nuestro lado, que nuestro rival abandone no es lo mejor que puede pasar. Lo que queremos es que, aún teniendo una mano peor que la nuestra, sigan en el juego, para conseguir el mayor valor posible por nuestra mano. Si pasamos, es probable que nuestro rival intente un farol en el flop o el turn. O, mejor aún, quizás aparezca en el flop una K o un As, lo que nos permitiría subir la apuesta y que nuestro rival vea la subida, ya que, seguramente, supondrá que tiene la mejor mano.

Veamos un ejemplo más. Tenemos par de Ases y nuestro rival tiene K-J del mismo palo. Subimos en el pre-flop, nuestro rival ve la apuesta, y el flop es K -9 -8 de dos palos diferentes, uno de los cuales le da a nuestro rival un proyecto de color.

La mejor decisión es apostar, por varios motivos. En primer lugar, queremos obtener el mayor valor posible por nuestro par de Ases, contra una mano peor que la nuestra. Quienes vean nuestra subida serán quienes tienen cartas altas, incluyendo a nuestro rival K-J. Además, necesitamos proteger nuestra mano. Por lo tanto, tenemos que apostar una cantidad suficiente para que nuestro rival no tenga las odds que necesita para seguir en la mano tratando de completar su proyecto.

En el último ejemplo, tenemos un par de 2s, subimos en el pre-flop, y un rival ve la subida con par de 10s. El flop es A –Q – 7, de distinto palo. La mejor estrategia de poker es hacer una apuesta de continuación. Nuestro par de 2s tiene, en general, valor en el showdown. Pero esta vez no ganaremos en esa instancia porque nuestro rival tiene par de 10s. Entonces, intentamos un farol y apostamos. Es probable que nuestro rival abandone.

Incluso con un flop A -9 -3 nos convendría hacer una apuesta de continuación, ya que nuestro rival no podrá, entonces, estar seguro de que no tenemos un As en la mano.

La idea que presenta el Teorema Fundamental del Poker es, como dijimos, jugar como si viéramos las cartas del rival, es decir, jugar en forma perfecta. Y, aunque nunca lo lograremos totalmente, podemos tratar de acercarnos todo lo posible a esta forma de juego, poniendo a nuestro rival en un rango de manos lo más acertado posible, y tratando de deducir cómo las cartas del board pueden (o no) ayudarlo a completar su proyecto o mejorar su mano.

Estrategia pre flop: slow play/backraise

Una de las estrategias de poker que da excelentes resultados (en la situación apropiada) es hacer slow play en el pre-flop, con una mano fuerte. La intención es atrapar a nuestro rival, haciéndole creer que no tenemos una mano.

Si estamos en el botón con una mano, supongamos, como par de Js, o A-K, tenemos dos estrategias posibles: hacer slow play o backraise (hacer una re-subida, luego de ver una apuesta). La decisión que tomemos dependerá de la situación. Podemos usar estas estrategias de poker en los siguientes casos:

1- Cuando los jugadores detrás de nuestra posición tienen stacks de, por lo menos, 3 ciegas grandes. Es más probable que sigan apostando.

2- Cuando una de las ciegas es un shortstack: si tiene una mano mediana, seguramente hará all-in para proteger su apuesta.

3- Cuando nuestro rival supone que tenemos una mano mediana, por lo que es probable que vea nuestras apuestas con manos como A-Q, ó A-J. debemos tener en cuenta que, en ese caso, si tenemos, por ejemplo, A-K, lo mejor es hacer backraise, ya que difícilmente nuestro rival abandone con A-Q. si tenemos par de Ks o par de Ases, es mejor el slowplay, ya que es probable que nuestro oponente haga una c-bet. Estando frente a un rival que hace habitualmente c-bets, podemos hacer slow play con manos hasta par de Qs. Podemos responder a la c-bet simplemente viendo su apuesta, para que crea que tenemos una mano marginal, o podemos subir su apuesta de continuación.

Si tenemos manos como par de 10s, par de Js o par de Qs, el backraise es una estrategia apropiada, porque esas manos pueden tornarse complicadas en el post-flop, y no queremos vernos envueltos en una situación costosa. Para que eso no suceda, es necesario que nuestro rival tenga una mano mediocre o pares bajos.

A veces nos encontraremos frente a rivales que no ven las apuestas de continuación. En esos casos, la mejor estrategia es limitar las c-bets a los faroles, y hacer slow play pre-flop con nuestras manos fuertes, ya que nuestro rival abandonará la mayoría de las veces. Con manos como par de Js y A-K, haremos slowplay en el pre-flop y checkraise en el flop, para conseguir valor, si estamos fuera de posición. En posición, subiremos en el post-flop. Si en el flop aparece un As, o una K, podemos hacer checkraise en el flop, para atrapar a quienes tengan una mano peor que la nuestra. Si tenemos un par alto, el checkraise puede resultar efectivo.

Cuando estamos frente a jugadores agresivos, que suelen hacer 3 bets, haremos slowplay pre-flop con pares altos. Si tienen tendencia a ver las apuestas rivales, podemos hacer una 4-bet con manos hasta par de 10s, siempre que estemos en posición media o última. En otra posición, reduciremos el rango de manos.

Para aclarar un poco la idea de cómo jugar estas manos altas, lo mejor es jugarlas como si fueran pares medios, haciendo check-call si suponemos que nuestro rival va a hacer una nueva subida, o subiendo en el pre-flop, si él nos ha puesto en un rango de mano inferior.

Torneo Sit & Go: ajustar el juego al rival

Cuando llegamos a las últimas etapas de un torneo de poker Sit & Go, se vuelve más importante todavía hacer una buena evaluación de nuestros rivales, esto nos dará una gran ventaja porque nos ayudará a determinar cómo jugar contra cada uno de ellos. En principio, basaremos nuestra estrategia de poker en el tamaño de su stack.

Si nuestro oponente es un short stack, estaremos frente a un rival que tiene más posibilidades de hacer all-in con manos marginales, ya que sienten la presión del aumento de las ciegas. Cuando estamos en una mano con un short stack deberíamos hacer menos faroles, ya que este tipo de oponente está más dispuesto a poner el resto de su stack en juego, especialmente si ya han invertido una buena parte.

Cuando entramos en un bote con una mano de poker marginal, debemos asegurarnos de cómo ha jugado los short stack hasta ese momento de la mano. Si jugó antes que nosotros y abandonó, entonces no tendremos problemas con él. Pero si el short stack todavía no ha jugado, podemos considerar entrar en el bote. Hay buenas posibilidades de que el short stack haga all-in, por lo que, si tenemos una mano marginal, tenemos dos opciones: abandonar o ver la apuesta y esperar tener suerte.

Si estamos en la ciega pequeña con una mano fuerte, y el short stack está en a ciega grande, podemos jugar de otro modo: si es nuestro turno, vemos la apuesta, ya que es probable que el short stack haga all-in; si subimos, es probable que nuestro rival abandone, y perderemos la posibilidad de ganar un mejor bote.

El rival que tiene un stack medio es aquel en quien deberíamos enfocar nuestros ataques en las últimas etapas del torneo Sit & Go. Esto es porque el mid stack está tratando de obtener el dinero de los short stack. La agresividad es fundamental cuando jugamos poker contra un mid stack, ya que son los que más probablemente abandonarán frente a una apuesta agresiva.

Si estamos en la ciega pequeña, y el mid stack es la ciega grande, deberíamos intentar robar las ciegas más de lo que lo haríamos habitualmente. Necesitamos subir con mayor frecuencia, ya que el middle stack jugará, probablemente, de forma conservadora, para entrar en el dinero.

Si ve nuestra subida y va al flop, debemos dejar de presionar: su stack ha bajado al ver nuestra subida, y es probable que haga un all-in en el flop, aún sin tener una gran mano.

El large stack es el rival más peligroso en las últimas etapas de un torneo Sit & Go. Es quien tiene más posibilidades de tomar algunos riesgos, y entrar en botes aún sin tener una gran mano. Si tenemos una mano mediocre, deberíamos evitar hacer un farol ante un large stack.

Pero si tenemos una gran mano, como A-K, por ejemplo, y el large stack sube en el pre-flop, deberíamos ver su subida ya que, seguramente, a continuación tratará de obligarnos a abandonar, probablemente con un farol. Contra un large stack podemos doblar nuestras fichas con tranquilidad, a menos que supongamos que nuestro rival ha conectado en el flop. Si las cartas del flop son altas, entonces evitaremos el enfrentamiento.